Paquetes a Brasil en la ciudad de Salvador de Bahía

statue-jesus-3059943__340

Si buscas paquetes a Brasil de seguro hay muchas opciones en Internet. Las tierras cariocas son famosas a nivel mundial. Este país tiene un toque de exotismo que a todas las personas les encanta. Su música, cultura, alegría y paisajes naturales son muy llamativos. Es así que en portales web como Avantrip sobran los paquetes a Brasil. No obstante, acá te damos una recomendación: debes visitar la ciudad de Salvador de Bahía.

Ciertamente la oferta de paquetes viajeros a Brasil es muy amplia. Igualmente, se caracteriza por ser muy variada. Hay sitios como Florianópolis, cuya especialidad son las playas. También, está el caso de Janeiro, ciudad que ofrece sus litorales, su carnaval y la imagen del Cristo del Corcovado. Hay muchos otros lugares en suelo brasileño que son sumamente interesantes. Todos ellos son espectaculares y dignos de ser visitados.

En este caso, queremos hablar de Salvador de Bahía. Se trata de la tercera ciudad más poblada del Brasil. Se encuentra hacia el oriente y tiene toda una tradición histórica. Es el epicentro de la cultura afrobrasileña. Su centro histórico es llamado el Pelourinho y es uno de los más bellos en cuanto a arquitectura colonial. Además, tiene playas y muchos sitios interesantes. Rebosa de actividad cultural y cuenta con una buena cantidad de alojamientos.

Un poco de historia acerca de esta bella ciudad

Cuando la gente compra paquetes turísticos a Brasil, una de sus opciones es Salvador de Bahía. Como ya hemos dicho antes, esta localidad cuenta con una rica historia. Se trata de la primera capital de Brasil. Además, pasa por dominio portugués y holandés durante el periodo colonial. Gracias a todo esto, tiene un legado de arquitectura sumamente interesante. Empero, hay muchas otras cosas interesantes en Salvador de Bahía.

Esta ciudad se funda en 1549 y tiene la virtud de ser la primera capital de Brasil. La localidad mantiene este estatus hasta que el siglo de XIX la capitalidad pasa a Río Janeiro. Luego, el poder político se traslada a Brasilia en el siglo XX. Desde su inicio, está dividida en la “Ciudad Alta” y la “Ciudad Baja”. La primera tiene los edificios de gobierno y casas de gente pudiente. La segunda, es la plaza y el puerto, así como las instalaciones militares.

Para conectar la parte alta y baja de ciudad, se construye en 1873 el Elevador la Cerda. Se trata de una torre con una suerte de ascensor interno de uso colectivo. Por mucho tiempo se convierte en sede de eventos de importancia. Luego, en el siglo XX queda un tanto a la deriva hasta que es considerada como Patrimonio de la Humanidad. Ciertamente, su paisaje urbano es notable. Se trata de una muestra de arquitectura colonial portuguesa interesante.

Sus habitantes son llamados soteropolitanos. Entre sus expresiones más interesantes están la capoeira, el carnaval y una abundante actividad teatral. Sus muchas iglesias son un desfile de sincretismo religioso. Los santos católicos se entremezclan con deidades de cultos africanos. El resultado es una mixtura interesante y colorida. Esto se manifiesta es las procesiones, donde se aprecia un entrevero de creencias bastante original.

La oferta turística de Salvador de Bahía es una de las mejores

Un dato interesante es que esta localidad cuenta con numerosas playas. Sus litorales se extienden por la costa Atlántica. Uno de sus sitios más importantes es la Bahía de Todos los Santos. Entre sus principales destinos están las playas urbanas de Itapuan, Pituba, Artistas, y Porto da Barra. Tienen la ventaja de que están adyacentes a la ciudad. No se necesita salir de la localidad urbana. Suelen ser bastante concurridas y vigiladas.

Tal vez, uno de los sitios que más vale la pena conocer en el Pelourinho. Con este nombre se designa a la ciudad vieja, es decir, el centro histórico. Es declarado patrimonio de la humanidad en 1985. Sus calles son empedradas y repletas de colorido. En 1991 se hace una restauración integral del sitio, dándole un renovado e interesante aspecto.

Sucede que el Pelourinho se divide en tres áreas principales: la plaza Municipal hasta el Largo de São Francisco, el Pelourinho y el Largo do Carmo, así como el Largo de Santo Antônio Além do Carmo. Abundan las iglesias y los ejemplos de arquitectura colonial portuguesa. En sus calles se respira la cultura afrobrasileña. Así lo demuestran dos de sus mejores eventos: la Fiesta de Yemayá y la adoración a la Viagem de Bomfim.

Entre las edificaciones que hay que contemplar es Salvador de Bahía está el Elevador Lacerda. Igualmente, está la moderna avenida Tancredo Neves. Es imprescindible conocer hitos y monumentos tales como: el Faro de Barra, el Fuerte de Nuestra Señora del Pueblo y San Marcelo, el Palacio de Gobierno, así como una gran cantidad de teatros.

Hay que decir que Salvador de Bahía es el epicentro de la práctica de la “capoeira”. Con este nombre se conoce a una suerte de arte marcial. Es una combinación de danza, música y acrobacias. Lo crean los esclavos negros, para simular que entrenaban habilidades de combate disfrazadas de baile. Hay espectáculos en las plazas y escuelas de esta disciplina en toda la ciudad.

Salvador de Bahía aguarda amablemente a los turistas. Por eso, los paquetes turísticos a Brasil deben incluirla en sus itinerarios. ¡No puede faltar! No dejes pasar la oportunidad de tomarte una foto en el Pelourinho y de bañarte en sus hermosas playas.