LiFi, ¿el futuro de internet?

Sin categoría

En Europa se está gestando el futuro de internet. Las conexiones vía Wi-Fi, hoy norma en casi todo el mundo, no son del todo fiables y se pierde mucha información en las ondas emitidas. ¿La solución? Transmitir la información vía haces de luz. A esta nueva tecnología se la conoce como Li-Fi, por Light Fidelity, y promete revolucionar por completo la forma en que accedemos a internet.

La compañía Zero.1, con base en Luxemburgo, trabaja incansablemente para mejorar esa tecnología. Gigantes de las comunicaciones, como Orange o Telefónica, ya se encuentran trabajando palmo a palmo con estas compañías con el objetivo de ofrecer masivamente el acceso a internet vía luz.

La compañía de Marc Fleschen es una de las primeras en comercializar un módem capaz de transformar las frecuencias de luces LED en información transmisible. Actualmente son cuatro las empresas que desarrollan esta tecnología. Entre ellas se encuentra el gigante mundial Phillips. Un mercado por el momento muy pequeño pero que promete expandirse rápidamente en los próximos años.

6

 

Internet a la velocidad de la luz

El sistema desarrollado por Zero.1 es compatible con cualquier smartphone con cámara o cualquier computadora que contenga una entrada USB y tiene la ventaja de que se adapta fácilmente a cualquier tipo de luz LED. Los requisitos son mínimos. Es una ventaja importante en un mercado incipiente.

A diferencia de la conexión por Wi-Fi, el Li-Fi utiliza una menor cantidad de dispositivos para su transmisión y para la recepción de la señal. Además, es muy fácil de instalar y es mucho más eficiente que el Wi-Fi. Esta tecnología se aprovecha de la popularidad de la iluminación LED en hogares, edificios, oficinas, etc.

Para la transmisión se utilizan lámparas LED. Estas se encienden y apagan a una velocidad tal que el ojo humano no es capaz de percibirlo. Esta actividad produce la transformación de la luz en un conductor de información. Junto a las bombillas de luz se coloca un modulador, encargado de variar y regular las señales en caso de ser necesario. Para la recepción, se colocan unos dispositivos de fotorrecepción, que captan los cambios en la intensidad de la luz y los transforma en corriente eléctrica.

La conexión a internet vía Li-Fi promete ser notablemente más veloz que una conexión Wi-Fi. Las empresas desarrolladoras prometen una velocidad promedio de 10 Gbps. Esto es posible porque el Li-Fi no sufre interferencias de onda con elementos de radio frecuencia. Esto permite tener conexión en lugares donde, hasta el momento, resultaba imposible. Por ejemplo, debajo del agua e incluso en las calles.

66

 

No todo lo que brilla es oro

Sin embargo todavía queda lugar para refinar esta tecnología. Uno de los problemas más importantes que enfrente el Li-Fi es que las ondas de luz no atraviesan los objetos, como si lo hacen las ondas de radio del Wi-Fi. Esto significa que en caso de haber alguna obstrucción de camino al receptor se pierde la señal.

También hay que tener en cuenta que el alcance del haz de luz de una lámpara LED no supera los 5 o 10 metros, con lo cual existe la posibilidad de quedar fuera del rango de conexión. Esto significa que el Li-Fi es incapaz de traspasar las paredes de un hogar. Además, requiere de la instalación de una mayor cantidad de lámparas, lo cual encarece su costo de instalación así como el consumo de energía.

Por el momento, la tecnología Li-Fi sólo permite la descarga de información. Con lo cual, ambas tecnologías deberán convivir hasta que se resuelva la forma de cargar información a través de la red de luces LED.

 

666

Crecimiento internacional

A pesar de que la tecnología se encuentra en un estado casi conceptual, son varias las compañías de telecomunicaciones que han puesto sus ojos sobre el Li-Fi. El gigante chino Lenovo ha firmado contrato recientemente con Zero.1 para la producción de módems.

Todavía queda mucho camino por recorrer para el Li-Fi y las empresas desarrolladoras lo tienen bien en claro. El primer fracaso podría desacreditar la nueva tecnología. Es por eso que las empresas decidieron asociarse para definir estándares sobre la tecnología Li-Fi.