Di basta a los apuros economicos

creditosrapidos10min.com foto 10

Llevo ya varios días con una idea rondándome la cabeza y hasta que no lo haga no voy a parar, estoy pensando en contactar con Creditosrapidos10min para hacer realidad un sueño que ya tenía olvidado pero que hace años cuando era más joven deseaba con todas mis fuerzas, creo que es el momento adecuado y con un poco de esfuerzo y constancia puedo conseguirlo.

Aunque parezca raro, me encantan las gallinas, me parecen unos animales increíbles que son capaces de alimentarnos sin pedir nada a cambio. Unos animales ninguneados porque ni son lo más bonito del mundo, ni tampoco parecen muy listas, así que las obviamos de nuestra vida y simplemente nos aprovechamos de lo que nos ofrecen. Cuando era una cría mi padre tenía un gallinero con catorce gallinas, todas tenían nombres y a todas les daba cariño, ellas me recompensaban con picotazos o evitándome para salvarse de pasar una velada en mis brazos. Estos animalitos compartieron mi infancia y tengo gratos recuerdos recogiendo los huevos con mi padre y corriendo tras ellas emitiendo un sonido muy peculiar que al parecer funcionaba porque todas acababan dentro del gallinero.

Ahora, en edad adulta me encantaría montar un gallinero, me falta el dinero, pero en breve lo solucionaré, en cuanto al tiempo, siempre trabajo en horario de mañana por lo que por las tardes las podría dedicar exclusivamente a la cría de las gallinitas. Ya dispongo de un pequeño terreno muy cerca del pueblo en el que estarían la mar de bien, allí podrían estar en semi libertad y vivir con todas las comodidades, fabricaré un gallinero, ahora con internet podemos hacer casi cualquier cosa con maderas y clavos y la ayuda de un tutorial seguro soy capaz. No obstante les pediré ayuda a Joaquín y a Carla mis mejores amigos que me acompañan en todas mis locuras.

No busco un beneficio económico con todo esto, aunque estoy segura que tendría buena venta de los huevos. Solo las alimentaré con comida orgánica, nada de piensos, solo frutas y verduras que me cede la señora de la frutería de la esquina, los desperdicios que en lugar de tirar me dará amablemente para alimentarlas, cuando mis gallinas pongan huevos ya le llevare alguna docena que otra como agradecimiento.

Los planes ya están hechos, en cuanto me den el dinero en créditos rápidos me pongo manos a la obra.